Lo que determina que el agarre al pecho sea eficiente

Angelina Perna Chaux. M.Sc., M.N. y Asesora de Lactancia Materna.

Como describe mi profesora e IBCLC, Pilar Martínez,

“Cuando un bebé agarra correctamente el pecho, la succión es efectiva y extrae la cantidad de leche necesaria para el adecuado crecimiento y desarrollo, así mismo estimula adecuadamente la glándula para mantener la producción de leche.”

El agarre correcto desde un inicio de la lactancia materna es clave para establecer una lactancia placentera y a su vez, influye en la decisión de la madre en su continuación. Un agarre ineficiente, que no se corrija a tiempo, puede convertirse en una bola de nieve rodando por una colina, que induce a la lactancia a un fracaso anunciado.

Puntos para tener en cuenta y conseguir el agarre ideal al pecho

1 . Ofrecer el pecho cuando tu bebé esté tranquilo o manifestando las primeras señales de hambre o sueño.

  • Cuando ambos, tú y tu hijo están en calmados crean ese vínculo de amor, teniendo el tiempo necesario para que te acomodes y corregirle el agarre.
  • Si tu bebé entra en una situación de nervios, ansiedad o llanto, la posibilidad de lograr ese agarre ideal puede resultar difícil y posiblemente comienzas a experimentar una fase de ansiedad, afectando el estado de ánimo de ambos.

2. La posición apropiada de tu bebé y una postura cómoda para ti son importantes para sentirte confortada, tranquila y confiada, lo que te permitirá lograr ayudar a tu bebé a conseguir un acople correcto.

  • Si tu pequeño se encuentra incómodo por alguna posición, este se agarrará y soltará frecuentemente, sintiéndose cansado y frustrado, y puede acabar por negarse a tomar el pecho.
  • Las diferentes posiciones y posturas de amamantar permiten ayudar a la madre en los casos en que situaciones adversas ponen en peligro el proceso de amamantar tales como obstrucciones, mastitis, prematurez, frenillo, fisura palatina o labio leporino, Sindrome de Down etc.  Y hacer adecuaciones apropiadas según sea el caso permitirá resolver los posibles problemas que se presenten.

4. En mujeres con pezones normales o protuberantes es importante saber que el pezón se debe ubicar en el paladar blando del bebé, detrás del paladar duro, muy atrás de su boquita.

  • En caso contrario, el roce del pezón en el paladar duro por los movimientos y comprensión de la lengua, es lo que genera lesiones, grietas y dolor en los pezones. Estas mamitas tienen mayor probabilidad de lesiones por posicionamiento inadecuado del pezón dentro la cavidad oral del bebé.

5. Debemos tener en cuenta la dirección en la que apuntan los pezones.

  • Hay posiciones para amamantar que pueden verse afectadas y habrá que reacomodar al bebé, especialmente cuando son bebés muy pequeños. A medida que los bebés crecen aprenden a mamar de cualquier manera y posición.

6. Los bebés recién nacidos tienen la boca relativamente pequeña y algunas mujeres se preocupan porque sus pechos son discordes al tamaño de la boca del bebé.

  • La verdad es que, sin importar el tamaño de los pechos sabemos que durante el embarazo estos sufren cambios fisiológicos que son más de tipo estético tales como mayor pigmentación y aumento de tamaño del complejo pezón-areola. Esto no debe ser preocupación para las madres porque a medida que el bebé crece, su boca y cavidad oral también crecerán y los senos serán propicios para continuar con la lactancia.

7. El agarre ideal no debe ser doloroso ni generar lesiones en los pezones.

  • El dolor y las grietas indican que aún existe un agarre por mejorar, es la manera como el cuerpo reacciona para demostrarnos que se debe cambiar de posición o postura hasta encontrar una más cómoda y placentera para ambos.

“Lograr que un agarre sea eficiente se evidencia en tu comodidad y la de tu bebé, en un momento único de placer que cumple con los requisitos nutricionales y afectivos sin que se genere molestia alguna. Así mismo, es buscar la perfección en el acople y muchas veces se requiere intentar nuevas posiciones y posturas.”